miércoles, 8 de octubre de 2014

David Bowie en Saturday Night Live, 1979



Bowie y su traje inspirado en la obra de Sonia Delaunay


Al terminar en 1978 la gira promocional de “Heroes”, David Bowie inició una etapa que le llevaría a estar casi cinco años sin dar conciertos. Apenas se dejó ver en el escenario haciendo música  –en 1980 debutó como actor de teatro-, y si lo hizo fue para acompañar a otro artista. Fue el caso de The First Concert Of The 80’s, celebrado en abril en el Carnegie Hall de Nueva York. Allí actuó con Steve Reich, Philip Glass y John Cale, tocando la viola en una versión de “Sabotage” de este último. En mayo, Bowie y Cale entraron en un estudio. De dichas sesiones no salieron más que dos bosquejos de canciones que han visto la luz de forma no oficial. Habría sido muy interesante ver qué habría ocurrido si ambos artistas hubiesen conseguido conectar en el estudio tan bien como lo hicieron las noches en las que recorrieron los bares de moda de Nueva York.




Durante sus años de asueto escénico, Bowie usó la televisión como plataforma promocional cuando fue necesario. No es que se prodigara mucho, pero eligió bien sus apariciones y el modo para realizarlas. La más sorprendente de todas estas actuaciones fue la que grabó para Saturday Night Live en diciembre de 1979. La idea era interpretar “Boys Keep Swinging”, el primer single de Lodger. Pero la actuación, concebida casi como una performance, incluyó también versiones de "TVC15" y "The Man Who Sold The World".




Arriba, Bowie y su traje-croma-marioneta. Abajo, la nota que le envió a Mark Ravitz explicándole el encargo para SNL. Atención al punto 2 en el euq le pide que se enrolle con los precios porque va a pagar él de su bolsillo.


El grupo que le acompañó en directo estaba compuesto por músicos habituales en su banda –Stacey Haden, Carlos Alomar, Dennis Davis, George Murray- pero añadía la novedad de contar con Jimmy Destri, de Blondie, a los teclados. A los coros contó con, Klaus Nomi y Joey Arias, que también ejercieron de bailarines. Nomi era entonces la gran sensación del underground neoyorquino, con una imagen tan espectacular como su música, que unía ópera, tecnopop y cabaret. Arias era uno de los bailarines de su grupo y también pareja de Nomi.

Para la actuación Bowie, mandó diseñar trajes diferentes. En “Boys Keep Swinging” salió con un traje azul que le hacía transparente y que llevaba cosida  una marioneta que él mismo manejaba. El diseño era de Mark Ravitz, escenógrafo con el que ya había trabajado en giras como la de Diamond Dogs. También le diseñó un uniforme que Bowie definió como de “azafata de la China Comunista”. Se lo puso para “TCV15” , mientras Arias y Nomi paseaban a un caniche de cartón con un pequeño televisor en la boca.







Para el número fuerte, “The Man Who Sold The World”, Bowie usó un traje inspirado en los diseñados por Sonia Delaunay para Tristan Tzara en el Cabaret Voltaire de Zúrich. El traje, diseñado por la casa Brooks Van Horn, sirvió a su vez de inspiración a Nomi para el look asociado a su imagen más popular.





La actuación, presentada por Martin Sheen en el programa emitido el 5 de enero de 1980, causó sensación, proporcionándole a Nomi una publicidad inesperada. Tal como cuenta el batería Page Wood en el documental The Nomi Song, tras la grabación hubo una fiesta a la que acudió Bowie. Le comentaron que tenían algunas ideas y que si estaba interesado en escucharlas. “Por supuesto –contestó- voy a quedarme un tiempo por aquí”. Nunca más volvieron a tener noticias de él.


Nomi, Arias, Bill Murray, Bowie, Sheen y otros artistas de SNL


No hay comentarios:

Publicar un comentario